Es normal que, como padres, nos preocupe un cambio tan importante en la dieta de nuestros hijos.

Los niños en periodo de crecimiento necesitan una dieta equilibrada que les aporte todos los nutrientes necesarios para su desarrollo, y por eso, no es de extrañar que tengamos dudas sobre si es adecuado este cambio de alimentación y a su vez, nos surjan muchas preguntas a la hora de aplicar una dieta vegetariana en etapas tempranas.

Por la falta de información, se ha demonizado el tipo de dieta vegetariana. Lo cierto es que, con una buena planificación, en la que se busque el equilibrio de nutrientes, y con la toma de algún suplemento vitamínico, este tipo de dieta es tan saludable y nutritiva como cualquier otra

Si nuestro hijo quiere evitar el consumo de carne y pescado por principios y convicciones, es importante que, entre él y nosotros, haya una buena comunicación y que, sean los padres los que monitoricen su dieta y les guíen en este proceso.

¿Tu hijo quiere ser vegetariano y no sabes cómo afectará a su crecimiento?

Claves para que tus hijos lleven una dieta vegetariana con garantías:

  • Los suplementos vitamínicos son aconsejables:  Es necesario tomar un suplemento de vitamina B12 semanal, independientemente de si consume huevos y lácteos. Este suplemento suplirá cualquier carencia vitamínica que pueda necesitar. 

  • La base de una dieta vegetariana son las verduras y las hortalizas: Existen innumerables variedades de verduras y hortalizas que pueden alternarse para tener una dieta rica y divertida. Es aconsejable incluirlas en las dos comidas principales.
     
  • Se debe evitar los ultraprocesados: Todas las comidas deben incluir alimentos proteicos de calidad como huevos (si consume), legumbres y derivados como el tofu o el tempeh. Los sustitutos proteicos ultraprocesados son poco saludables y se aconseja evitarlos. 

  • Cereales y tubérculos son parte fundamental de la dieta: En la dieta vegetariana se puede incluir cereales, como el arroz o la pasta, elaborada con sémola de trigo, y tubérculos, como la patata o el boniato. Es preferible que tanto arroz como pasta, sean integrales. 

  • El calcio es importante: Hay alimentos vegetales que contienen un alto nivel de calcio. Algunos ejemplos son las alubias, el brócoli, la col rizada, las almendras y las semillas de sésamo que aportan calcio para sus huesos. 

  • En la combinación de alimentos está el equilibrio:  Existen infinidad de trucos para sacar partido a cada alimento. Por ejemplo, para facilitar la absorción de hierro de las legumbres y los cereales, es necesario añadir o consumir en la misma comida un alimento rico en vitamina C como el limón, el pimiento o los críticos. 

Recuerda que puedes acudir a una dietista-nutricionista para que os ayude y os guíe.

Este tipo de dieta es tan saludable y nutritiva como cualquier otra si está bien planteada.

Dra. Sílvia Zaragoza